Educación Motivación y crecimiento

7 métodos comprobados para criar a un niño bilingüe

Si se empieza a tiempo con la educación bilingüe y se encuentran los métodos adecuados, cualquier idioma extranjero se convertirá en nativo para el niño.

La inmersión lingüística es la mejor manera de aprender un idioma extranjero a cualquier edad. Para ello, no es necesario apuntar al niño a interminables cursos de idiomas desde temprana edad. Creando en casa este ambiente lingüístico, el niño no solamente empezará a hablar con fluidez, sino que pensará en ese otro idioma extranjero.

¿Cómo criar a un niño bilingüe y qué se necesita para ello? Le preguntamos al padre de tres niños bilingües y fundador de la escuela en línea Novakid, Maxim Azarov.

1. Hablar más.
No basta con escuchar palabras sueltas: se debe entender de qué se está hablando. Por eso ver dibujos animados o películas en inglés no trae resultados tan efectivos, pues se necesita de un diálogo con el niño para que empiece a pensar en el idioma extranjero. Se dice que para los 3 años de edad, el niño deberá haber escuchado alrededor de 45 millones de palabras para de tal forma asimilar cualquier idioma como nativo. Este flujo de información se debe regular entre la lengua materna y la extranjera con una proporción de «50-50». En realidad basta con un 20-25% del habla extranjera. En caso de que en casa nadie hable inglés, contemple la opción de una niñera con buenas habilidades lingüísticas o una escuela para niños pequeños.

2. Involucrar al niño en el proceso.
Los niños son extremadamente curiosos, son muy receptivos a cualquier información nueva y esto se puede utilizar con fines positivos. Tenga muy en cuenta los deseos e intereses del niño, pues mediante el juego y otras actividades que el niño ame hacer, el aprendizaje del idioma será mucho más rápido y efectivo.

3. Elegir un hablante nativo.
Llenar las clases de gramática, reglas y palabras sueltas nunca traerá un resultado positivo. Es por eso que la práctica con un hablante nativo es lo que le enseñará al niño a hablar en inglés. Es importante elegir una escuela o un curso en línea donde cuidadosamente seleccionen los profesores y no sean simplemente un hablante nativo más. En lo personal, no conseguí esto la primera vez: Elegí una escuela cerca de mi casa, pero el maestro no tenía experiencia enseñando a niños y esto se reflejaba en las nulas ganas de mi hijo de ir a las clases. Tiempo después encontré a Elizabeth, una profesora de inglés en una escuela en línea, con gran experiencia de trabajo con niños y conocimiento de técnicas de juego. Además, Elizabeth promueve el interés de Yaroslav, mi hijo, por la biología y otras ciencias.

4. Aplicar elementos didácticos y juegos.
El juego es el estado natural de un niño y le ayudará a aprender inglés. Es importante encontrar una escuela en línea donde los maestros tengan técnicas y elementos didácticos. Es imposible que el niño no hable y se exprese si cada clase va a ser una nueva aventura para él.

5. Utilizar materiales extra.
Algunos padres son demasiado conservadores en cuanto a los métodos de aprendizaje de idiomas y se limitan a clases en una escuela y tutores. Es importante que el niño se interese y estudie con gusto. Elija una variedad de libros, películas, podcasts, lo que pueda parecerle interesante. Si no está seguro de por dónde empezar, aquí hay algunas opciones:

  • Podcasts de NPR: Brains On!, Wow in the World, entre otros. Experimente y explore diferentes temas y encuentre un buen orador.
  • Series de televisión de la BBC: Planet Earth, Cosmos: A Spacetime Odyssey. Los episodios se pueden encontrar en distintas plataformas online.
  • Para los padres siempre recomiendo que lean a los niños libros como: Cat in the Hat y otros de esta serie; libros de Gulia Donaldson como «Gruffalo», «Tiddler», entre otros; poemas de Shel Silverstein.

Los poemas son, en mi opinión, una gran herramienta para el aprendizaje de idiomas. Cuando hay una rima, las palabras se memorizan mucho más rápido.

6. Elegir un formato en línea.
Hoy en día los niños están sobrecargados. Si hay posibilidades de quedarse en casa y no ir a clases donde un profesor y, en vez de ello, conectarse con el profesor, ¿por qué no utilizar esta maravillosa oportunidad? Las tecnologías se utilizan ampliamente en la enseñanza: formatos interactivos, pizarras virtuales, es posible dibujar con el ratón y seguir la efectividad de las clases en tiempo real. Todo esto contribuye a la rápida consecución del resultado. No se deje llevar por aplicaciones móviles para aprender idiomas; en ningún caso sustituirán las lecciones. Llenar al niño de palabras sin contexto tampoco tiene sentido, pues él necesita sentir la diferencia usando sinónimos y aplicándolos en el habla coloquial.

7. No perder el tiempo.
Aprender un idioma es un proceso largo, está asociado con el desarrollo gradual del niño y se necesitan de varios años para hablar un idioma extranjero con fluidez. Cuanto antes el niño empiece a aprender, mejor. Pero si esto no funcionó en edad preescolar, no se desanime: no ponga en espera el aprendizaje, pruebe clases con un hablante nativo y vea los primeros resultados en pocos meses!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: